Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.         OK

Guo Pei, la diseñadora China de la que habla el mundo

En mayo de 2015 Rihanna asistió a una gala en el Museo Metropolitano de Arte de New York (Met). Fue por la inauguración de la muestra China: Through the Looking Glass (China: a través del espejo), sobre la influencia de la estética de ese país en la moda occidental.

La cantante y actriz lució el vestido del que más se habló esa noche, hecho por una artista que expuso dos piezas en la exhibición; es quizás la prenda de la que más se ha hablado en el mundo de la moda desde entonces.

La había creado la haute couturière que enloquece a los ricos, los famosos y la nomenklatura en China; la diseñadora que millones de personas conocen en Asia, pero de la que casi nadie había escuchado en Occidente.

Su nombre: Guo Pei.

El vestido, en realidad, es una larguísima capa amarilla, inspirada por un uniforme muy elaborado de Napoleón Bonaparte. Llevó dos años de trabajo a mano —si lo hubiera bordado una sola persona, habría tardado cada hora de 5,7 años, sin hacer pausa alguna— y a juzgar por su eco en los medios y en las redes sociales acaso haya causado una impresión mucho más duradera.

La seda color canario fue labrada a mano con hilo de oro y flores de metal, y ribeteada con piel. Rihanna —que a su vez es diseñadora— llevó la prenda como si no pesara 25 kilos, pero en algún momento hizo falta que varias personas sostuvieran sus bordes para que ella subiera una escalera. Para Guo, el vestido marca el nacimiento de la alta costura china moderna.

Esta diseñadora de 45 años radicada en Beijín es uno de los nombres más importantes asociados a la alta costura china. Con más de dos décadas de experiencia, Pei cursó estudios en la Second Light Industry School y posteriormente se especializó en el segmento de moda femenina con sus colecciones ready-to-wear. Sin embargo, luego de un viaje a París comenzó a trabajar en vestidos de alta costura, creando su propia firma.

 

El atelier de Guo, Estudio de la Rosa, se halla en un lugar impensado para la reina de la alta costura de China: un paisaje suburbano de industrias en el barrio de Chaoyang, al norte de Beijing. Adentro han transplantado una escalera de mármol, espejos con marcos dorados, jarrones franceses, un sillón de terciopelo azul y vitrinas en las que se exhiben las creaciones de la diseñadora.

Eligió ese edificio inconspicuo por fuera porque en sus cuatro pisos cabe su pequeño universo, como lo definió para Forbes Asia: allí funcionan su oficina, su sala de exhibición, los talleres donde trabajan 500 artesanos, casi todos formados por la misma Guo. Cree que esa relación de origen, esa proximidad física y sobre todo el trato afectuoso hacen que se sientan en una familia, que se respeta su orgullo.

Guo comenzó en la costura como un juego, a los dos años, para ayudar a su madre, una maestra deKindergarten que no tenía buena vista y sufría para enhebrar las agujas. A Guo la enorgullecía poder colaborar de ese modo. Con esa ayuda, la madre resolvía la confección de la ropa de invierno de la familia, que de otro modo no podían obtener.

Como nació en 1967 —con la Revolución Cultural en pleno impulso, y por ende la moda reducida a anatema—, su pasión por la ropa, que creció a medida que se acercaba a la adolescencia, le trajo incomprensión. Una maestra la acusó de capitalista por llevar a la escuela, entallados, los vestidos que heredaba de su madre.

La culpa la tuvo su abuela, que vivió el ocaso de la dinastía manchú en una familia rica que perdió todos sus bienes primero y luego debió acostumbrarse a la austeridad del comunismo. A la hora de ir a dormir, en lugar de contarle cuentos, la abuela le hablaba de la Ópera de Pekín y de la emperatriz Zishí, y le describía en detalle los vestidos que las mujeres habían usado antes.

Según Angelica Cheung, directora de Vogue China, Guo no es la única diseñadora que recurre a la tradición para inspirarse, "pero es la más destacada, tanto en términos de su visión creativa como en su realización". Todo a mano, todo de colección.

En 1982 empezó la carrera de Diseño de Indumentaria en la Segunda Escuela de Industria Liviana de Beijing; Guo fue una de las 26 que aprobaron el examen que dieron 500 aspirantes.

Cuando se graduó, en 1986, comenzaba el crecimiento que siguió a la apertura económica de Deng Xiaoping; contra lo que esperaba el padre de Guo, un miembro del Partido Comunista de China, dirigente de batallón en el Ejército del Pueblo, que no imaginaba que su hija  podría vivir de la moda. 

En su casa no concebían siquiera que la ropa pudiera ser diseñada; él —que a los 80 años, siempre vestido de soldado, apoya por fin su carrera— le solía tirar los dibujos y pinturas que ella hacía. Le insistía en que tenía que estudiar algo serio y conseguir un empleo de verdad.

Su proyecto de graduación fue un vestido. Y en su primer trabajo, en una de las primeras fábricas de ropa privadas de China, Tianma, propuso el diseño de una prenda de noche. Le dijeron que mejor se concentrara en las cosas que se vendían bien.

Entonces, en pleno post-maoísmo, hubo un surgimiento de la demanda interna de ropa bonita. Todo lo que se hacía se vendía al instante. A Guo la asombraba ver en la calle a las personas que llevaban prendas que ella había creado.

El paso del "Hecho en China" al "Diseñado en China" es improbable para muchos; para Guo, en cambio, hay una relación directa entre el boom económico y el hecho de que hoy alguien pague una cifra de seis dígitos en dólares por un vestido suyo. Recuerda la década de 1986 a 1996 como un tiempo maravilloso, cuando la apertura que China comenzó en 1978 se veía en todas partes: llegaban cosas de afuera con las que ni siquiera había soñado. En su país había tres clases de cuellos; de pronto, esa sola parte de una prenda se presentaba como un caleidoscopio.

En 1995 los planificadores económicos del PCC vieron el potencial comercial de la alta costura y se encargó a la Asociación de la Moda China la realización de un concurso para encontrar a los diez mejores diseñadores del país. "Esa idea radical —la de un autor cuya firma confería distinción— se extendió por primera vez desde la revolución", escribió Judith Thurman en The New Yorker. Guo llegó a esa lista en 1997, cuando abría su Estudio de la Rosa.

En los diez años que pasó trabajando en la manufactura de ropa tuvo que producir 1.000 diseños por año, y aproximadamente la misma cantidad hace hoy en día, de modo tal que su equipo de bordado, diseño, corte de moldes y costura produce entre 3.000 y 4.000 piezas por año. "El diseño no es la parte más difícil", dijo aForbes Asia. "Lo duro es la ejecución de las ideas. Pasé tantas miles de horas llevando mis diseños a la práctica que gané una gran experiencia técnica".

Guo tiene dos hijas, de 16 y de ocho años, con su marido Cao Bao Jie, apodado Jack, un empresario de Taiwán que importa textiles de lujo de Europa, y por eso en el momento de la boda le ofreció la posibilidad de elegir entre un vestido y 60.000 metros de tela. Acaso por eso la línea de demi-couture de Guo —que apunta a la clase media que se consolida en su país: sus vestidos de novia, ricos en colores y líneas de su tradición, cuestan entre 7.000 y 15.000 dólares— es su proyecto mimado del momento.

El marido tuvo una idea que cambió la vida en el atelier: una suscripción. "No se puede confiar en que los chinos pagen un vestido por adelantado", le dijo él a la escritora de The New Yorker"Y no podemos darnos el lujo de gastar meses en un vestido si luego no lo hacen". El pago de la cuota anual se deduce de las creaciones que se lleva cada cliente. "El club tiene cuatro niveles de membresía", escribió Thurman, "con suscriptores que llegan a gastar aproximadamente 800.000 dólares anualmente. Actualmente hay unos 4.000 miembros".

Comparte esta información útil con tus contactos y ayúdanos a que se haga viral!
Compartir en LinkedIN
¡Te interesa!

noticias

El calendario de Paris Fashion Week está marcado con ausencias y con la duda de si la capital...

noticias

La Semana de la Moda de Londres celebró ayer, mediante un encuentro virtual, su última jornada de...

noticias

La Confederación Española de Comercio (CEC) rechaza frontalmente la propuesta del Gobierno en la...

noticias-empresa

Ya ha llegado el otoño y con él las ganas de renovación. Para el cambio de armario el “animal...

noticias

ICEX España Exportación e Inversiones y la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE)...

noticias

La Valmont Barcelona Bridal Fashion Week (VBBFW) estrena hoy una edición digital, con la...

noticias

La 72ª edición de MBFWMadrid ha apagado las luces de la pasarela después de haber recibido la...

noticias

Bottega Veneta, Gucci, Moschino y Jil Sander serán los grandes ausentes en la semana de la moda de...

tendencias

Desde que la cuarentena por el coronavirus descubriera a la sociedad que TikTok era la red social...
<< Ver todas las noticias
Guo Pei, la diseñadora China de la que habla el mundo
Puntuación 4.2/5 - 6 reviews
Noticias
MBFWM - Pertegaz dibuja una versión 'chic' del folclore español
MBFWM - Pertegaz dibuja una versión 'chic' del folclore español

Sin rostros famosos en la primera fila y con un público muy reducido,...

Moisés Nieto, moda lista para 'vender' y poner
Moisés Nieto, moda lista para 'vender' y poner

El diseñador Moisés Nieto ha presentado en los Teatros del Canal, su...

Consumo responsable, el nuevo rumbo de la MBFWM
Consumo responsable, el nuevo rumbo de la MBFWM

Con la mirada puesta en el futuro, en un nuevo renacer tras la llegada del...

Ver todas las noticias...
Eventos
Ver todo
Tendencias
'Cut-out' la tendencia que se lleva

La combinación perfecta de los looks del street style, las publicaciones en...

Lo que se lleva este verano atípico

Estamos a tiempo de ponernos al día con las últimas tendencias, y todas...

Las sandalias 'thong', la nueva moda que triunfa este verano

Las sandalias thong son un tipo de calzado minimalista, que tienen un cierto...

Ver todo
Curiosidades
El concepto de mujer ideal a traves de la historia

Escondidos en los pasillos del Fashion Institute of Technology en Nueva York...

Claudia Schiffer, de modelo consagrada a diseñadora de moda

La modelo icónica de los años noventa, musa de diseñadores como Karl...

Así son las mascarillas homologadas sin filtro estampadas con las mejores obras del Thyssen

Las mascarillas han llegado para quedarse y con esa intención y haciendo de la...

Ver todo
Noticias empresa
El club exclusivo que quiere cambiar la forma de consumir moda

Pantala, la nueva plataforma de alquiler de moda de diseño por suscripción...

Lefties lanzará en septiembre la venta 'online' en España

Lefties, la firma de moda accesible del Grupo Inditex, lanzará su venta...

Worldline presenta su terminal de pago Yumi una auténtica revolución 360º para el punto de venta

Worldline [Euronext: WLN], líder europeo en medios de pago y servicios...

Ver todo